Reading Comprehension - Superior  

Interpretive Reading - Superior Mid LevelThis Lesson Next Lesson
Texto

Lee el siguiente texto y revisa el vocabulario que es nuevo para tí. Después de comprender el texto, responde a cada pregunta y chequea tus respuestas.

El caballero de la carreta

1 Así que en una fiesta de la Ascensión había reunido el rey Arturo su corte, tan rica y hermosa como
le gustaba, tan espléndida como a un rey convenía. Después de la comida quedóse el rey entre sus
compañeros. En la sala había muchos nobles barones, y con ellos también estaba la reina. Además
había, a lo que me parece, muchas damas bellas y corteses que hablaban con refinamiento la lengua
francesa.

2 En tanto Keu, que había dirigido el servicio de las mesas, comía con los condestables. Mientras Keu
estaba sentado ante su comida, he aquí que se presentó un caballero ante la corte, muy pertrechado
para el combate, vestido con todas sus armas. El caballero con tales arreos se llegó ante el rey, adonde
estaba Arturo sentado entre sus barones, y sin saludarle, así dijo:

3 «¡Rey Arturo, retengo en mi prisión a caballeros, damas y doncellas de tu tierra y tu mesnada! Pero
no te digo tales nuevas porque piense devolvértelos. Por el contrario, te quiero advertir y hacer saber
que no tienes poder ni haberes con los que puedas recobrarlos. ¡Sábete bien que morirás sin poderlos
ayudar!»

4 El rey responde que se resignará a sufrir, si no puede remediarlo; pero muy fuerte le pesa tal penar.

5 Entonces el caballero hace ademán de querer partir. Se da la vuelta, sin detenerse ante el rey y
viene hasta la puerta de la sala. Pero no traspone los peldaños. Se detiene de pronto y dice desde allí:

6 «Rey, si en tu corte hay caballero, siquiera uno, en quien fiaras a tal punto de atreverte a confiarle a
la reina para conducirla en pos de mí, a ese bosque, adonde yo me dirijo, allí lo aguardaré con la
promesa de devolverte todos los prisioneros que están en cautividad en mi tierra; con tal que pueda
defenderla frente a mí y reconducirla aquí por su propio mérito.»

7 Esto oyó todo el palacio, y toda la corte quedóse pasmada y conmovida.

8 La noticia llegó a oídos de Keu, que estaba comiendo con los mayordomos. Deja su yantar y acude
con premura junto al rey y comienza a decirle con aspecto airado:

9 «Rey, te he servido bien, con clara fidelidad y lealmente. Ahora me despido y voy a irme, así que no
te serviré más. No tengo deseo ni intención de servirte de ahora en adelante.»

10 Apenóse el rey de lo que sucedía, y apenas se repuso para contestarle, le dijo bruscamente:
«¿Es eso verdad o chanza?»

11 Y Keu responde:
«Buen señor rey, no me dedico ahora a las chanzas. Bien cierto es que en seguida me despido.
De vos no pretendo más recompensas ni soldadas por mi servicio. ¡He tomado la decisión de irme sin
demora! »

12 —¿Es por ira o por despecho —pregunta el rey— por lo que os queréis marchar? ¡Senescal,
quedaos en la corte, en vuestro puesto habitual! Y sabed bien que no tengo nada en el mundo que no
os dé sin reparos para manteneros aquí.

13 —Señor —dice él— no os esforcéis. No aceptaría, ni que me regalarais un bolsillo de oro puro al
día.»

14 Ya quedó el rey muy desesperado; y así acudió a la reina:

15 «Señora —le dijo—, ¿sabéis lo que el senescal me reclama? Pide licencia para despedirse y afirma
que no volverá a la corte jamás; no sé por qué. Lo que no quiere hacer por mí lo hará pronto por
vuestra súplica. Id a él, mi querida dama. Ya que no se digna a quedarse por mí, rogadle que
permanezca por vos. Y caed a sus pies, si es preciso; que si pierdo su compañía, jamás estaré alegre.»
El rey envía a la reina al senescal, y ella va. Con su acompañamiento lo encontró; y, apenas llega ante
él, así habla:

16 «Keu, gran pena he recibido, sabedlo con certeza, de lo que he oído decir de vos. Me han contado,
y eso me pesa, que os queréis partir lejos del rey. ¿Qué os impulsa a ello?, ¿qué sentimiento? No me
parece propio de un hombre sabio ni cortés, como yo suelo consideraros. Que os quedéis, rogaros
quiero. ¡Keu, quedaos, os lo suplico! »
Confía en tus conocimientos.

17 —Señora —él dice—, con vuestra venia; pero no voy a quedarme de ningún modo.

18 Y la reina aún más suplica, y todos los caballeros a coro; pero Keu contesta que se fatigan por algo
que es en vano. Y la reina, con toda su altura, se echa a sus pies. Keu le ruega que se levante; pero
ella afirma que no lo hará. No se levantará hasta que él otorgue su petición.

19 Entonces Keu le ha prometido que se quedará, con tal de que el rey le otorgue de antemano lo que
va a pedir, y ella misma haga otro tanto.

20 «Keu —responde la reina—, lo que sea, él y yo lo concedemos. Ahora venid, que le diremos que os
habéis contentado así.»

21 Con la reina vase Keu y así llegan ante el rey. «Señor, he retenido a Keu —dice la reina—, con gran
esfuerzo. Os lo traigo con la promesa de que haréis lo que os pida.»

22 El rey suspiró de alegría, y promete que cumplirá su petición, cualquiera que sea.

23 «Señor, sabed pues lo que exijo y cuál es el don que me habéis asegurado. Por muy afortunado me
tendré, cuando lo obtenga por vuestra gracia. Me habéis otorgado la custodia y defensa de la reina que
aquí está; así que iremos tras el caballero que nos aguarda en el bosque.»

24 Al rey le entristece su promesa. Pero la confirma, y a su pesar no se desdice de ella; pero lo hace
con amargura y tristeza, como se muestra bien en su rostro.

Chrétien de troyes
(fragmento)


Preguntas
Respuestas
 






Popular Phrase: andar past tense | Spanish Verbs | Conjugated Verb: sondear - to sound, to probe, to sound out [ click for full conjugation ]